[Ir al contenido]

La enfermedad por Haemophilus influenzae tipo b (Hib)

¿Qué es la enfermedad de Hib?

La Haemophilus influenzae tipo B, es un tipo de bacteria que se identifica con la sigla Hib. Puede causar enfermedades graves, algunas de las cuales pueden poner en riesgo la vida.

Gracias a la Vacuna contra la Haemophilus influenzae tipo b (Hib), las infecciones por Hib son muy poco frecuentes. Sin embargo, en los países en desarrollo, en los que la vacuna no se usa con tanta frecuencia, la enfermedad por Hib continúa siendo una gran preocupación para la salud.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la enfermedad de Hib?

Los síntomas de una infección por Hib dependen del tipo de enfermedad que esta causa. Estas enfermedades incluyen las siguientes:

  • Meningitis: Se trata de una infección de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal. Puede provocar fiebre, dolor de cabeza, rigidez de cuello y vómitos. Los bebés muy pequeños tal vez tengan convulsiones, no coman bien o estén muy molestos o somnolientos. Esta enfermedad, con riesgo de vida, necesita tratamiento inmediato.
  • Epiglotitis: Esta grave infección de la garganta puede dificultar la deglución y el habla. Es posible que una persona se babee o tenga dificultad para respirar. Esta infección también pone en riesgo la vida si no se trata inmediatamente.
  • Neumonía: Esta infección de los pulmones puede provocar fiebre, tos y problemas para respirar.
  • Celulitis: Esta infección de la piel hace que una zona de la piel se enrojezca, cause dolor y se inflame.
  • Artritis: Esta infección de las articulaciones puede causar dolor, inflamación y enrojecimiento en una articulación.
  • Infecciones de oído: Son una causa frecuente de dolor de oídos.

A veces la bacteria Hib solo está presente en la sangre y puede viajar por todo el cuerpo. Esto recibe el nombre de bacteremia. Los niños con bacteremia tal vez solo tengan fiebre o se vean muy enfermos. La bacteremia puede provocar cualquiera de las enfermedades anteriores o una septicemia, una respuesta peligrosa y generalizada de todo el cuerpo a una infección. La septicemia puede dañar a muchos órganos o incluso provocar la muerte sin tratamiento inmediato.

A pesar de su nombre, la bacteria Hib no provoca influenza (gripe). La gripe es provocada por un virus, no por una bacteria

¿Cuál es la causa de la enfermedad de Hib?

Con frecuencia, la bacteria Hib está presente en la nariz y la garganta de una persona sin causar ningún problema. Pero, en algunos casos, se extiende a otras partes del cuerpo y provoca una enfermedad.

Una persona con la bacteria Hib en la nariz y la garganta también pueden contagiar a otras personas. Esto puede ocurrir cuando tienen la enfermedad de Hib o incluso cuando no tienen ningún síntoma. El contagio ocurre cuando una persona estornuda o tose y despide saliva por la nariz o la garganta.

¿Quién puede desarrollar la enfermedad de Hib?

La enfermedad de Hib puede presentarse a cualquier edad, pero es más frecuente entre los siguientes grupos:

  • los bebés y los niños menores de 5 años. Especialmente en niños que no han recibido la vacuna contra la Haemophilus influenzae tipo b (Hib) o que no recibieron todas las dosis.
  • los ancianos
  • las personas con el sistema inmunitario debilitado

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Hib?

Para diagnosticar la enfermedad de Hib, los médicos hacen una exploración física y preguntan sobre los síntomas. Es posible que también tomen una pequeña muestra de sangre, líquido cefalorraquídeo o de otro líquido del cuerpo.

¿Cómo se trata la enfermedad de Hib?

Los médicos tratan la enfermedad de Hib con antibióticos para eliminar a la bacteria. El uso de otros tratamientos depende de las causas de la infección por Hib.

¿Se puede prevenir la enfermedad de Hib?

La mejor manera de prevenir la enfermedad de Hib es asegurarse de que los niños reciban la vacuna contra la Haemophilus influenzae tipo b (Hib). Esta vacuna es muy eficaz y se coloca de manera rutinaria en EE.UU.

Los niños suelen recibir la vacuna como una serie en las siguientes edades:

  • dos meses
  • cuatro meses
  • seis meses (algunas marcas de vacunas no requieren la aplicación a los 6 meses)

Entre los 12 y los 15 meses, reciben una dosis de refuerzo.

Los niños que no recibieron la vacuna contra la Haemophilus influenzae tipo b (Hib) o que no recibieron todas las dosis, deben mantenerse alejados de una persona con enfermedad de Hib hasta haber recibido todas las dosis.

Si su hijo no recibió la vacuna contra la Haemophilus influenzae tipo b (Hib) cuando era bebé, hable con su médico. La mayoría de los niños mayores de 5 años no necesitan vacunarse. Pero la vacuna puede ser recomendada para niños con problemas en el sistema inmunitario, como asplenia (ausencia del bazo o mal funcionamiento del mismo), enfermedad de células falciformes, VIH o cáncer.

¿Qué más debería saber?

Si su hijo no recibió todas las dosis de vacunas contra la Haemophilus influenzae tipo b y presenta síntomas de la enfermedad de Hib, llame inmediatamente al médico. Además, llame al médico si su hijo tiene fiebre y usted cree que puede haber estado en contacto con una persona con la enfermedad de Hib.

La infección por Hib puede causar enfermedades que son emergencias médicas. Si su hijo tiene dificultad para respirar u otros síntomas graves, llame al 911 o diríjase a la sala de emergencias del hospital de inmediato.

Fecha de revisión: octubre de 2019