[Ir al contenido]

Coronavirus (COVID-19) y la escuela: Aprendizaje presencial

Un nuevo curso escolar suele traer consigo emoción, nervios y anticipación. Pero este año es muy diferente debido a la pandemia de coronavirus (COVID-19). Algunos niños comenzaron el año escolar con clases presenciales. Otras escuelas comenzaron con el aprendizaje a distancia y podrían cambiar a presenciales en diferentes momentos durante el año.

¿Qué debemos hacer antes de que mi hijo inicie el aprendizaje presencial?

Antes de que su hijo comience con las clases presenciales:

  • Los niños se deben poner todas las vacunas que tengan pendientes para protegerse de muchas enfermedades.
  • Si su hijo tiene un IEP (plan de educación individualizado) o un plan 504, averigüe cómo lo gestionará la escuela durante el próximo curso.
  • Infórmese sobre el plan de actuación que se seguirá en la escuela de su hijo si hay casos de COVID-19, posibles casos de COVID-19 o exposición al virus en la escuela. Prepárese por si la escuela pasara a hacer el aprendizaje a distancia, donde los alumnos usan internet para las clases y hacen tareas escolares en casa. Estar bien preparados facilitará estos cambios en el caso de que ocurran. Póngase en contacto con el personal de la escuela si necesitan ayuda para disponer de un dispositivo electrónico o de acceso a internet.
  • Asegúrese de que su hijo dispone de todo el material escolar que necesita. Los niños también deben tener:
    • varias mascarillas que sean de su talla. Estas mascarillas deben carecer de válvulas.
    • gel antiséptico o desinfectante para las manos

¿Cómo pueden ayudar los padres a que un niño se prepare para el aprendizaje presencial?

Cuando sepa cuál es el plan de actuación que se seguirá en la escuela de su hijo, empiece a hablar en su casa sobre él para que su hijo esté preparado. Haga saber a su hijo que es posible que las normas de su escuela sean un poco diferentes durante el próximo año escolar. Dígale también que esas normas ayudarán a que los alumnos, los profesores y el personal de la escuela estén sanos.

  • Hable con él sobre cómo pueden cambiar las cosas en lo que respecta a lo siguiente:
    • Los horarios de los días presenciales pueden ser diferentes a los horarios de los días escolares ordinarios.
    • Es posible que un mismo grupo reducido de alumnos tenga al mismo profesor a lo largo de todo el día.
    • La hora del almuerzo o de la comida puede suponer que grupos reducidos de alumnos coman en momentos diferentes. En algunas escuelas, es posible que los alumnos tengan que comer dentro del aula.
    • Es posible que la escuela tenga que cerrar en algunos momentos o que algunos niños o profesores tengan que aprender o que trabajar desde casa.
  • Los niños deben estar preparados para:
    • Llevar puesta la mascarilla cuando estén en la escuela.
    • Mantener una distancia física con respecto a sus amigos y compañeros de clase. No abrazarse ni compartir cosas, por mucho que se hayan echado de menos durante el confinamiento.
    • Lavarse las manos a fondo y con frecuencia o usar un gel antiséptico o desinfectante para las manos.
  • Enseñe a su hijo a calcular su distancia física con respecto a los demás. Las escuelas pueden obligar a sus alumnos a mantener de 3 a 6 pies (de 1 a 2 metros) de distancia con respecto a los demás. Infórmese sobre cuáles son las normas en la escuela de su hijo. Luego, use una cinta métrica para mostrarle a su hijo cuánto es esa distancia. Encuentre cosas por su casa que estén a una distancia de 3 a 6 pies (de 1 a 2 metros) para que su hijo lo recuerde. Puede ayudar a su hijo a practicar colocándole juguetes a una distancia y midiéndola.
  • Haga saber a su hijo antes de que empiecen las clases que es posible que las escuelas tengan que cerrar y que los alumnos tengan que seguir aprendiendo a distancia desde casa. Esto los ayudará, tanto a usted como a su hijo, a estar preparados por si eso ocurriera.

¿Cómo pueden los padres ayudar a un niño a llevar puesta la mascarilla en la escuela?

  • Asegúrese de que su hijo dispone de abundantes mascarillas o cubiertas de tela para la cara que sean de su talla y que le resulten cómodas. Le deben ir bien ajustadas, cubrirle la nariz y la boca, tener 2–3 capas, no disponer de válvulas y ser lavables o desechables. 
  • Márquelas usando un rotulador de tinta indeleble o permanente. 
  • Recuérdele a su hijo que las mascarillas no son juguetes y que no se pueden intercambiar con amigos.
  • Diseñe un plan sobre qué hacer con la mascarilla cuando su hijo coma en la escuela. Consulte al centro escolar de su hijo para saber si disponen de un plan. Entre las posibles opciones, se incluyen las siguientes:
    • Poner la mascarilla en un sobre o una bolsa de papel. Ponerla en una bolsa de plástico es adecuado si su hijo no dispone de sobre o bolsa de papel.
    • Los niños mayores se pueden colgar la mascarilla de un cordón, cinta o cadena y ponérsela alrededor del cuello. Los niños pequeños no se deben colgar la mascarilla alrededor del cuello.
    • Si los niños comen dentro del aula, los centros escolares pueden colocar ganchos en los pupitres para colgar las mascarillas durante las comidas.
    • Los niños se deben poner una mascarilla limpia después de comer.

¿Qué deberemos hacer cada día antes de que mi hijo vaya a la escuela?

  • Resérvense un tiempo adicional para hacer un rápido control de los síntomas. Si alguna persona que vive en su casa tiene algún síntoma de COVID-19, aunque sea leve, no mande a su hijo a la escuela. Sepa a quién debe llamar para informar si ocurriera esto.
  • Tenga mascarillas limpias cerca de la puerta de su casa. Desarrollen el hábito de ponerse la mascarilla antes de ponerse los zapatos para no olvidarse de hacerlo.
  • La mochila de su hijo debería contener:
    • varias mascarillas por si fuera necesario cambiarse la que lleva puesta
    • una bolsa etiquetada para guardar las mascarillas sucias o ya usadas
    • gel antiséptico o desinfectante para las manos

¿Qué deberemos hacer cada día después de que mi hijo vuelva de la escuela?

El coronavirus puede mantenerse activo sobre algunas superficies durante un tiempo, pero todavía estamos aprendiendo cosas al respecto. Cuando su hijo llegue a casa:

  • Deberá lavarse las manos. Esta es una de las cosas más importantes que deberá hacer.
  • Se tendrá que quitar los zapatos y dejarlos fuera de casa. También se deberá cambiar la ropa que lleve puesta y tirarla a lavar.
  • Coloque su mochila y otros artículos que use en la escuela en un lugar que no esté cerca del lugar donde suelan comer.
  • Coloque las cubiertas de tela sucias y lavables en el cubo o cesta de la ropa sucia o métalas directamente en la lavadora. Si su hijo va a volver a usar una mascarilla desechable, guárdenla dentro de un sobre o de una bolsa de papel para que pueda reposar durante unos pocos días antes de que se la vuelva a poner.

¿Qué más debería saber?

  • Hable con su hijo sobre cómo le está yendo en la escuela. Habrá algunos niños que se adaptarán a esta situación con más facilidad que otros. Tranquilice a su hijo diciéndole que acostumbrarse a los cambios lleva tiempo.
  • Ayude a su familia a mantener unas rutinas saludables, como comer bien, lavarse las manos a fondo y con frecuencia, y hacer ejercicio físico.
  • Establezca también una rutina para acostarse y para levantarse con suficiente tiempo.
  • Todas las personas de 6 meses en adelante de su familia se deben poner la vacuna antigripal cuando esté disponible. Los médicos no saben si tener la gripe y una infección por COVID-19 al mismo tiempo puede agravar el estado de salud de los pacientes.

A fin de tener más información para que su hijo esté preparado para ir a la escuela, consulte el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Fecha de revisión: noviembre de 2020