[Ir al contenido]

¿Qué le puedo decir a una persona que no lleva puesta una mascarilla?

Revisado por: Larissa Hirsch, MD

Todos y cada uno de los miembros de mi familia llevamos puesta una mascarilla cuando salimos de casa. Las mascarillas o las cubiertas de tela para la cara son obligatorias en muchos lugares públicos, pero a veces vemos a gente que no las lleva puestas. ¿Cómo se lo puedo explicar a mis hijos, que entienden lo importante que es seguir las medidas de seguridad contra el COVID-19? ¿Y qué le puedo decir a una persona sin mascarilla ni cubierta de tela para la cara que se acerca demasiado a nosotros? No quiero entrar en conflicto, pero me preocupo cuando veo a gente en lugares públicos que no se cubre la cara.
*Matina

La mayoría de los padres se han esforzado en ayudar a sus hijos a entender qué significa la pandemia del coronavirus (COVID-19). Han usado información sobre esta pandemia adaptada a su edad para hablarles sobre el virus y ellos conocen formas de protegerse a sí mismos y a los demás. Hasta el momento, la mayoría de las familias están acostumbradas a hacer cosas como:

Aún queda mucho por aprender sobre esta nueva enfermedad, y podemos tardar un tiempo en desarrollar tratamientos eficaces o vacunas que hagan que sea seguro volver a la normalidad. Hasta que llegue ese momento, se ha visto que llevar mascarillas o cubiertas de tela para la cara ayuda a detener el contagio del COVID-19.

Por eso puede causar frustración ver a personas que no están siguiendo las recomendaciones de los expertos en medicina. ¿Por qué hay gente que no se pone mascarillas o cubiertas de tela para la cara? Los expertos creen que se puede deber a lo siguiente:

  • no creer que las enfermedades que puede causar una infección por COVID-19 puedan ser graves
  • considerar que la zona donde se vive es segura porque se han registrado pocos casos 
  • que les desagraden los efectos de cubrirse la cara (como que les resulte menos fácil respirar o que no se les oiga o entienda bien)
  • una reacción a lo que ellos consideran que es un exceso de control por parte del gobierno
  • no estar de acuerdo en que llevar puesta una mascarilla ayude a prevenir el contagio del coronavirus
  • no querer mostrar miedo o vulnerabilidad
  • confusión porque las recomendaciones iniciales de las autoridades sanitarias no incluían llevar puestas mascarillas

Si bien la mayoría de nosotros no tenemos problemas para cumplir con nuestro deber de usar máscaras cuando estamos en público, ciertas personas no pueden hacerlo. Esto incluye a niños menores de 2 años, personas enfermas que tienen dificultades para respirar y las que no pueden quitarse la máscara sin ayuda.

Puesto que ya sabe que va a ver a gente en lugares públicos sin mascarilla, trate de hablar con sus hijos al respecto antes de que salgan de casa. Así, ya dispondrán de un plan y podrán evitar posibles conflictos. Enseñe a sus hijos a alejarse de cualquier persona que no lleve puesta una mascarilla o cubierta de tela para la cara. Si se encuentran en un parque u otro lugar al aire libre, será fácil separarse unos 6 pies (2 metros) de distancia con respecto a los demás.

Pero, ¿y si se encuentran en un espacio cerrado o en una situación en que es difícil mantener las distancias (por ejemplo, haciendo cola en un establecimiento comercial)? He aquí algunas ideas:

Si se trata de alguien conocido o con quien mantiene una buena relación:

  • Empiece por reconocer que a la gente le disgusta llevar puesta mascarilla. De hecho, muy poca gente disfruta al llevarla puesta. Luego, pase a usar la empatía para afirmar que esto nos implica a todos, y que "juntos venceremos al virus". 
  • Explíqueles que el hecho de cubrirse la nariz y la boca protege a nuestros amigos y parientes de alto riesgo, como los ancianos y las personas con afecciones médicas crónicas. Recuérdeles que: "Llevar puesta una mascarilla parece que me da cierta protección. Pero yo la llevo, sobre todo, para protegerlo a usted y a otras personas que me importan."
  • Hágalo en un tono amistoso pero firme. También le puede decir: "Me sentiría mucho mejor si usted llevara puesta una mascarilla". O, "puesto que no lleva puesta una mascarilla, mejor continuamos esta conversación a mayor distancia o por correo electrónico".
  • Considere la posibilidad de llevar encima mascarillas desechables o cubiertas de tela para la cara para ofrecérselas a un amigo que no lleve mascarilla. 
  • Si la persona implicada sigue sin ponérsela, está bien decirle que su "burbuja" social solo incluye a aquellas personas que siguen las precauciones de seguridad. Dígale que espera volverla a ver de nuevo en cuanto concluya la pandemia. Y sea consecuente con su palabra: siga las precauciones de seguridad, incluso aunque eso implique no ver a alguien que le importa durante un tiempo.

Si se trata de una persona desconocida:

  • Si está haciendo compras, contacte con el personal de seguridad u otros empleados de la tienda para que hablen con aquellos clientes que no estén llevando puesta una mascarilla o una cubierta de tela para la cara.
  • No trate de avergonzar en público, acosar o amenazar a esas personas para que modifiquen su comportamiento.
  • Pida a las personas que no lleven mascarilla ni cubierta de tela para la cara que se aparten de ustedes. Si no lo hacen o si resulta imposible mantenerse a unos 6 pies (2 metros) de distancia de ellas, márchense del lugar.
  • Si la política sobre mascarillas del establecimiento le parece demasiado laxa, póngase en contacto con el encargado o con el dueño del negocio para explicarle qué es lo que le preocupa. Si considera que un establecimiento comercial no satisface sus demandas, compre en otro lugar.
  • Si un empleado no lleva puesta mascarilla o la está llevando mal puesta (por ejemplo, con la boca y/o la nariz destapadas), pídale que se la ponga o que se la coloque como es debido. Si no le hace caso, lleve el problema al responsable del establecimiento.
  • Si se siente incómodo porque la gente no lleva mascarilla en un establecimiento comercial o porque no mantiene las distancias, dispóngase a abandonarlo. Incluso aunque haya llenado un carrito entero de supermercado, no merece la pena poner a su familia en una situación delicada o potencialmente peligrosa.

Si alguien se enfada cuando usted le pide que se ponga mascarilla, hable con su hijo sobre ello al acabar. Explíquele que se trata de algo nuevo para todo el mundo. Las personas que reaccionan mal pueden estar atravesando un mal momento porque han perdido a seres queridos, su trabajo o están estresadas por algo que no está relacionado con llevar puesta una mascarilla. Tranquilice a su hijo diciéndole que, en la mayoría de los casos, este tipo de reacciones no son nada personal.

Recuérdele que lo bueno es que la mayoría de la gente está llevando mascarilla en los lugares públicos y respetando las demás medidas de seguridad. Siendo cauta, su familia y la mayoría de las demás personas están haciendo lo que está en sus manos para detener el coronavirus.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: agosto de 2020