[Ir al contenido]

Problemas visuales

El ojo humano es como una cámara que recibe, enfoca y transmite luz a través de una lente para crear una imagen de lo que nos rodea. En una cámara, la imagen se genera en una película o un sensor de imágenes. En el ojo, la imagen se genera en la retina, una capa delgada de tejido sensible a la luz ubicado en la parte posterior del ojo.

Al igual que una cámara, el ojo humano controla la cantidad de luz que entra en el ojo. El iris (la parte circular y de color del ojo) controla la cantidad de luz que pasa a través de la pupila. Cierra la pupila cuando hay mucha luz y la abre cuando hay poca luz. La córnea es la superficie transparente que protege al ojo. Ayuda a enfocar la luz, al igual que el cristalino, que está ubicado justo detrás del iris.

Cuando la luz entra en el ojo, la retina transforma la luz en señales nerviosas. A continuación, la retina envía estas señales al cerebro a través del nervio óptico (un cable con más de un millón de fibras nerviosas). Sin una retina o nervio óptico, el ojo no puede comunicarse con el cerebro y es imposible ver.

¿Qué es una discapacidad visual?

Muchas personas tienen algún tipo de problema visual en algún momento de su vida. Algunas ya no pueden ver los objetos lejanos. Otras tienen problemas para leer las letras pequeñas. Estos tipos de afecciones se suelen tratar fácilmente con anteojos o lentes de contacto.

Pero cuando una o más partes del ojo o el cerebro que se necesitan para procesar imágenes se enferman o se dañan, puede haber una pérdida grave o total de la vista. En estos casos, no es posible recuperar totalmente la vista con tratamiento médico, cirugía o lentes correctoras, como anteojos o lentes de contacto.

La Fundación Americana para los Ciegos calcula que en los Estados Unidos hay diez millones de personas con alguna discapacidad visual. El término discapacidad visual es un término que se usa para describir cualquier tipo de pérdida de la vista, ya sea que resulte imposible ver o que la pérdida de la vista sea parcial.

Algunas personas están completamente ciegas, pero muchas otras tienen lo que se denomina ceguera legal. No han perdido totalmente la vista, pero han perdido suficiente visión como para tener que pararse a 20 pies de un objeto para verlo como lo vería una persona sin problemas visuales a una distancia de 200 pies.

¿Cuáles son las causas de las discapacidades visuales?

Las personas rara vez pierden la vista durante la adolescencia. Cuando esto ocurre, suele deberse a una lesión, como un golpe en el ojo o en la cabeza con una pelota de béisbol o a un accidente de automóvil o en motocicleta.

Algunos bebés tienen ceguera congénita, lo cual significa que tienen un impedimento visual al nacer. La ceguera congénita puede deberse a varias cosas: puede ser heredada, por ejemplo, o provocada por una infección (como la rubéola) que se transmite de la madre al bebé en desarrollo durante el embarazo.

Entre las afecciones que pueden provocar pérdida de la vista después del nacimiento se encuentran las siguientes:

  • Ambliopía. Es una reducción de la vista en un ojo por la falta de uso del ojo en la primera infancia. Algunas afecciones hacen que los ojos de un niño envíen mensajes diferentes al cerebro (por ejemplo, un ojo enfoca mejor que el otro). El cerebro puede optar por desconectar o suprimir las imágenes del ojo más débil y la vista en ese ojo deja de desarrollarse de forma normal. Esto recibe el nombre de "ojo vago". El estrabismo (ojos no alineados o cruzados) es una causa común de la ambliopía ya que el cerebro comienza a ignorar los mensajes que envía uno de los ojos desalineados.
  • Cataratas. Son zonas turbias en una parte o la totalidad del cristalino del ojo. En las personas que tienen cataratas, el cristalino es totalmente transparente y permite que la luz pase y se enfoque en la retina. Las cataratas impiden que la luz pase fácilmente a través del cristalino y esto provoca una pérdida de la visión. Las cataratas suelen formarse lentamente y, en general, afectan a personas de 60 o 70 años, pero algunos bebés nacen con cataratas congénitas. Los síntomas incluyen visión doble, visión borrosa, dificultad para ver en lugares con poca luz y colores que no parecen tan vivos.
  • Retinopatía diabética. Ocurre cuando los pequeños vasos sanguíneos de la retina resultan dañados por la diabetes. Las personas con retinopatía tal vez no tengan problemas en la vista al principio. Pero si la afección empeora, pueden quedarse ciegas. Los adolescentes que sufren diabetes deben asegurarse de hacerse exámenes regulares de la vista porque esta enfermedad no tiene señales de advertencia. Para ayudar a prevenir la retinopatía, las personas con diabetes deben evitar el tabaco, controlar su tensión arterial y mantener los niveles de azúcar en sangre en un nivel estable.
  • Glaucoma. Es un aumento de la presión dentro del ojo. La mayor presión impide la visión porque produce un daño en el nervio óptico. El glaucoma es más frecuente en los adultos mayores, pero los bebés pueden nacer con esta afección y, en algunos casos, los niños y los adolescentes también pueden desarrollarla.
  • Degeneración macular. Es un deterioro gradual y progresivo de la mácula, la región más sensible de la retina. Esta afección lleva a una pérdida progresiva de la visión central (la capacidad de ver los detalles de frente). La degeneración macular con frecuencia está relacionada con la edad (aparece en personas mayores, especialmente después de los 60 años), pero en ocasiones puede aparecer en personas más jóvenes. La exposición excesiva a la luz del sol y el tabaco pueden aumentar el riesgo de degeneración macular relacionada con la edad. Los síntomas pueden incluir dificultad para leer o mirar televisión, o visión distorsionada en la cual las líneas rectas parecen onduladas y los objetos se ven más grandes o más pequeños de lo normal.
  • Tracoma. Ocurre cuando un microorganismo muy contagioso denominado Chlamydia trachomatis provoca una inflamación en el ojo. Se da frecuentemente en países rurales pobres en los que las personas viven hacinadas y tienen acceso limitado al agua y los servicios sanitarios. La ceguera debido al tracoma ha sido prácticamente eliminada en los Estados Unidos.

¿Qué hacen los médicos?

Si tú, tus padres o tu médico creen que tienes un problema visual, es probable que visites a un oftalmólogo, un médico que se especializa en examinar, diagnosticar y tratar los ojos y las enfermedades de los ojos. Cuando una persona va para un examen, el oftalmólogo observa la estructura de sus ojos.

Otros exámenes sencillos que el oftalmólogo puede realizar son los siguientes:

  • Evaluación de agudeza visual. El paciente lee un cartel para medir cuán bien ve a diferentes distancias.
  • Evaluación del campo visual. El oftalmólogo utiliza esta evaluación para medir la visión lateral o periférica.
  • Evaluación de tonometría. Este examen determina la presión del líquido en el interior del ojo para evaluar la posibilidad de desarrollo de glaucoma.

Si el médico determina que tienes una afección en los ojos que probablemente cause una discapacidad visual, existen muchos tratamientos. Las opciones pueden incluir anteojos, lentes de contacto y gotas para los ojos u otros medicamentos.

En algunos casos, tal vez sea necesaria una cirugía. Por ejemplo, las cataratas se suelen tratar extrayendo el cristalino turbio y reemplazándolo por una lente intraocular (un cristalino plástico artificial que no necesita ningún cuidado especial y devuelve la vista).

Otros métodos pueden compensar la pérdida de la visión. Los perros guía pueden ayudar a las personas a ir de un lugar a otro con independencia. El sistema Braille permite que las personas con impedimentos visuales puedan leer. Algunos equipos especiales, como los anteojos microscópicos o telescópicos, y el software de reconocimiento de voz pueden hacer que los deberes y el trabajo en la escuela sean más sencillos.

¿Qué se siente al tener una discapacidad visual?

Tú no piensas en el color de tus ojos todos los días. Del mismo modo, las personas que tienen una discapacidad visual tampoco piensan en su afección todos los días.

Sin embargo, una persona con problemas en la vista puede aislarse con más facilidad. Si una persona con una discapacidad visual te pide ayuda, no dudes en ayudarla. Pero si una persona usa un bastón o un perro guía, lo más probable es que pueda arreglarse sola y no necesite ayuda.

Fecha de revisión: septiembre de 2016