[Ir al contenido]

Conmociones cerebrales

Revisado por: Rochelle E. Haas, MD

¿Qué es una conmoción cerebral?

Una conmoción cerebral es un tipo de traumatismo cráneo-encefálico leve. Ocurre cuando un golpe o una lesión en la cabeza hace que el cerebro se mueva hacia delante y hacia atrás con mucha fuerza. Esto provoca cambios químicos en el cerebro y, a veces, lesiones en las células cerebrales.

Los adolescentes que siguen las recomendaciones de sus médicos se suelen encontrar mejor pocas semanas después de la conmoción.

¿Cuáles son los signos y síntomas de una conmoción cerebral?

Una persona que tenga una conmoción cerebral se puede desmayar (o perder la conciencia). Pero una persona no tiene que perder la conciencia para tener una conmoción cerebral.

Los síntomas de una conmoción cerebral pueden incluir:

  • dolor de cabeza
  • ver doble o ver borroso
  • mareo, problemas de equilibrio o dificultades para andar
  • confusión y decir cosas que no tienen sentido
  • lentitud al responder a las preguntas
  • arrastrar las palabras
  • náuseas o vómitos
  • no recordar lo que ha ocurrido
  • no encontrase bien

Los síntomas de una conmoción suelen ocurrir inmediatamente después del traumatismo, pero también pueden aparecer varias horas o varios días después. Un adolescente con una conmoción cerebral puede:

  • tener dificultades para concentrarse
  • tener problemas de memoria y dificultades para aprender
  • tener un dolor de cabeza que empeora
  • tener problemas de sueño
  • estar, triste, irascible, irritable, enfadado o nervioso

Si te han diagnosticado una conmoción cerebral, llama a tu médico inmediatamente o haz que alguien te lleve a un servicio de urgencias médicas si:

  • tuvieras un fuerte dolor de cabeza o un dolor de cabeza que empeorara
  • tuvieras una convulsión
  • te desmayaras
  • presentaras otros síntomas (como vómitos continuos) que te preocuparan

Estos síntomas podrían indicar que se trata de una conmoción cerebral grave, en cuyo caso podrías necesitar tratamiento en un hospital.

¿Qué ocurre en una conmoción cerebral?

El cráneo protege al cerebro de las lesiones. El líquido cefalorraquídeo actúa como un amortiguador, protegiendo al cerebro dentro del cráneo. Un golpe o una sacudida en la cabeza puede lesionar directamente el cerebro o hacer que este se mueva y golpee el duro hueso del cráneo. Esto modifica las señales que se envían los nervios entre sí, lo que causa los síntomas de las conmocione cerebrales.

¿Cómo se hacen conmociones cerebrales los adolescentes?

En los adolescentes, la mayoría de las conmociones cerebrales ocurren mientras hacen deporte. El riesgo es mayor entre los adolescentes que juegan al fútbol americano, hockey sobre hielo, lacrosse, fútbol, y hockey sobre hierba.

Las conmociones cerebrales también pueden ocurrir a partir de:

  • un accidente de tráfico (en coche o en bicicleta)
  • una pelea
  • una caída

¿Cómo se diagnostican las conmociones cerebrales?

Para diagnosticar una conmoción cerebral, el médico:

  • te preguntará sobre cómo y cuándo ha ocurrido el traumatismo cráneo-encefálico
  • te preguntará por los síntomas que presentas
  • te evaluará la memoria y la concentración
  • te evaluará el equilibrio, la coordinación y los reflejos.

Si el traumatismo cráneo-encefálico te ocurre mientras estás haciendo deporte, el entrenador es posible que te haga una prueba de conmoción cerebral. Es cuando una persona preparada hace unas pruebas sencillas a alguien que ha sufrido un traumatismo cráneo-encefálico para ayudarle a decidir si el atleta necesita recibir atención médica inmediata. Cuando un atleta tiene un traumatismo cráneo-encefálico debe dejar de jugar y ver a un médico antes de volver a jugar.

Muchas escuelas y muchas ligas deportivas están usando pruebas de conmoción cerebral iniciales o de línea base. Estas pruebas usan programas de computadora para evaluar el funcionamiento cerebral normal. Evalúan la atención, la memoria y la velocidad del pensamiento. Luego, los médicos coparan los resultados de la prueba después del traumatismo con los resultados de la línea base inicial para saber si la persona se está recuperando.

Las conmociones cerebrales no se ven en las tomografías axiales computadas (o TAC) ni en las resonancias magnéticas (RM). Pero el médico puede pedir estas pruebas para descartar otros posibles problemas si el paciente:

  • ha perdido la conciencia
  • no deja de vomitar
  • tiene un fuerte dolor de cabeza o un dolor de cabeza que empeora
  • se ha lesionado en un accidente grave, como un accidente de tráfico o una caída desde un lugar alto

¿Cómo se tratan las conmociones cerebrales?

Cada persona con una conmoción cerebral se recupera a su propio ritmo. Es importante encontrar un equilibrio entre hacer demasiado y hacer demasiado poco.

Al principio, tendrás que eliminar las actividades físicas y aquellas que requieran mucha concentración. Luego, podrás empezar a probar de nuevo esas actividades. Los síntomas no tienen que haber desaparecido por completo para que puedas ir añadiendo actividades. Pero, si los síntomas interfieren o te impiden hacer determinada actividad, tómate un descanso y déjala de practicar. La puedes volver a probar al cabo de unos minutos, o puedes probar con una modalidad menos enérgica de esa actividad.

Reposo (durante 1–2 días después de la conmoción cerebral)

  • Relájate en casa. Puedes hacer actividades tranquilas, como hablar con la familia o los amigos, leer, dibujar o jugar a juegos tranquilos. Si los síntomas interfieren o te impiden hacer determinada actividad, tómate un descanso y déjala de practicar. La puedes volver a probar al cabo de unos minutos, o puedes probar con una modalidad menos enérgica de esa actividad.
  • Evita o reduce el tiempo que pases delante de pantallas. Jugar a vídeojuegos, escribir mensajes de texto, ver la televisión y usar medios digitales de comunicación social te pueden provocar síntomas o empeorártelos.
  • No conduzcas.
  • Evita todos los deportes y actividades físicas (como jugar a lo bruto o pelearte de broma con tus amigos, montar en bici o en monopatín) que te podrían provocar otro traumatismo cráneo-encefálico.
  • Duerme:
    • Duerme mucho (por lo menos de 8 a 10 horas en cada período de 24-horas).
    • Sigue un horario regular para acostarte y para despertarte.
    • No te expongas a pantallas ni a la música fuerte antes de acostarte.
    • Evita la cafeína.
    • Haz la siesta durante el día, si la necesitas
  • Durante los primeros días después del traumatismo, toma paracetamol (Tylenol® o de otra marca) o ibuprofeno (Advil®, Motrin® o de otra marca) si te duele la cabeza y tu médico te da el visto bueno.

Actividad ligera (generalmente durante varios días a una semana después de la conmoción cerebral)

  • Ve probando poco a poco más actividades, como salir a dar un paseo o ver la televisión. Si los síntomas interfieren o te impiden hacer determinada actividad, tómate un descanso y déjala de practicar. La puedes volver a probar al cabo de unos minutos, o puedes probar con una modalidad menos enérgica de esa actividad.
  • Al cabo de pocos días, te deberías encontrar lo bastante bien como para volver al colegio. Trabaja con tu médico y con el equipo de tu colegio para elaborar un plan para retomar las clases. Tal vez necesites empezar con una jornada más corta o una menor carga de trabajo. Si vuelves al colegio 5 días después de la conmoción cerebral, llama a tu médico.
  • Pregunta a tu médico a partir de cuándo puedes volver a conducir.
  • Sigue evitando todos los deportes y actividades físicas que te podrían provocar otro traumatismo cráneo-encefálico.
  • Sigue durmiendo mucho. Si no te encuentras cansado durante el día, no necesitas hacer la siesta.
  • Si sigues necesitando medicamentos para el dolor de cabeza, habla con tu médico.

Actividad moderada (generalmente a partir de una semana después de la conmoción cerebral)

  • Si tus síntomas casi han desaparecido por completo, puedes retomar la mayoría de tus actividades, incluyendo tu horario habitual de estudios y de trabajo.
  • Sigue evitando todos los deportes y actividades físicas que te podrían provocar otro traumatismo cráneo-encefálico.
  • Si los síntomas interfieren o te impiden hacer determinada actividad, tómate un descanso y déjala de practicar. La puedes volver a probar al cabo de unos minutos, o puedes probar con una modalidad menos enérgica de esa actividad.

Actividad regular (generalmente a partir de un mes después la conmoción cerebral)

  • Si has dejado de presentar síntomas de la conmoción cerebral, puedes retomar todas tus actividades habituales, salvo el deporte.
  • En el deporte, tu médico colaborará con tu entrenador o monitor (si dispones de uno) para elaborar un plan por escrito, que sea claro y gradual, a fin de que puedas retomar tus actividades de una forma progresiva. No retomes el deporte hasta que tu médico te dé el visto bueno.

¿Cuándo puede volver un adolescente a hacer deporte después una conmoción cerebral?

Los estudiantes que sean atletas deben esperar hasta que sus médicos les digan que es seguro retomar el deporte. Esto significa que:

  • ya se habrán sometido a una exploración física
  • ya habrán retomado los estudios
  • han dejado de presentar síntomas
  • no se están medicando para tratar la conmoción cerebral
  • han recuperado los resultados de línea base, tanto en las pruebas físicas como en las cognitivas

Apresurarse a retomar el deporte y otras actividades físicas expone a los adolescentes al riesgo de tener un síndrome de segundo impacto. Se trata de cuando una persona sufre otro traumatismo cráneo-encefálico antes de haberse recuperado por completo de una conmoción cerebral. Aunque se trata de algo muy poco frecuente, el síndrome de segundo impacto puede causar secuelas cerebrales duraderas o, incluso, la muerte. Casi todos los estados disponen de normas sobre a partir de cuándo un adolescente que ha tenido una conmoción cerebral puede volver a hacer deporte.

De cara al futuro

La gente es mucho más proclive a tener una conmoción cerebral si se ha tenido una antes. Por eso, prevenir los traumatismos cráneo-encefálicos es muy importante después de haber tenido una conmoción cerebral. Para prevenir las conmociones cerebrales:

  • Asegúrate de que cualquier equipo del que formas parte dispone de reglas para reducir el riesgo de tener traumatismos cráneo-encefálico, como limitar los placajes (en el fútbol americano) o los cabeceos (en el fútbol).
  • Asegúrate de ponerte casco cuando esquíes o practiques esquí sobre tabla (o snow), montes en bici, moto o monopatín o uses patines en línea. Puedes seguir teniendo conmociones cerebrales incluso con el casco puesto, aunque el casco te protege de las fracturas de cráneo y de las lesiones cerebrales graves.
  • Si tuvieras un segundo traumatismo cráneo-encefálico, no ignores nunca los síntomas ni los sobrelleves haciéndote el duro. Detén el deporte o la actividad que estés practicando y recibe ayuda médica de inmediato.
Revisado por: Rochelle E. Haas, MD
Fecha de revisión: febrero de 2019