[Ir al contenido]

Destetar a su bebé

Revisado por: Madhu Desiraju, MD

¿Qué significa "destetar"?

Destetar es hacer que un niño pase de tomar el pecho a nutrirse de otras formas. El destete es un proceso que requiere paciencia y comprensión, tanto de su parte como de parte del bebé.

¿Cuál es el momento adecuado para el destete?

Cuándo destetar a un niño es una decisión personal. Una madre podría verse condicionada porque debe regresar a trabajar, por su salud o la del bebé, o simplemente considere que llegó el momento adecuado.

La Academia Americana de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés) recomienda alimentar a los bebes únicamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida. Después, la AAP recomienda una combinación de alimentos sólidos y leche materna hasta que el niño tiene por lo menos un año. Más tarde, los bebés pueden comenzar a tomar leche de vaca.

La mayoría de los expertos coinciden en que el amamantamiento debe continuar tanto tiempo como la madre y el bebé lo deseen. Muchas mujeres optan por destetar al bebé después de su primer cumpleaños. A esta edad, los bebés están comenzando a caminar, hablar y comer más alimentos sólidos; por eso es posible que naturalmente pierdan el interés por mamar.

Otras madres continúan amamantando a sus hijos durante más de un año (esto recibe el nombre de lactancia extendida). La lactancia extendida es una opción saludable y razonable para las madres y los niños que no están preparados para el destete. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que las madres amamanten a sus hijos hasta los dos años de edad.

El destete no tiene por qué ser drástico. Algunas mujeres optan por destetar durante el día y amamantar durante la noche, según su situación laboral y sus horarios.

Cuando decida destetar, es posible que su hijo tenga otra cosa en mente. Algunos niños dejan de mamar por sí mismos antes de lo que la madre tenía planeado y otros se resisten al destete cuando la madre está lista. Quienes se destetan más tarde suelen ser más resistentes. Por ejemplo, un niño de dos años probablemente esté más apegado y esté menos dispuesto a dejar de mamar que un bebé de un año. En momentos como estos, es importante tomar las cosas con calma y estar atentos a las necesidades de ambos.

Señales de que el bebé está preparado para el destete

Algunos niños desean amamantarse indefinidamente. Pero otros les dan señales a sus mamás para hacerles saber que están preparados para comenzar con el proceso de destete. Estas señales pueden incluir las siguientes:

  • parecer desinteresados o molestos cuando maman
  • tardar menos tiempo que antes en alimentarse
  • distraerse fácilmente mientras maman
  • "jugar" en el pecho; por ejemplo tironear constantemente del pezón o morderlo (si un bebé muerde durante la lactancia, lo debe retirar inmediatamente del pecho y decirle con calma pero con firmeza: "No se muerde. Las mordidas lastiman")
  • mamar para consolarse (succiona en el pecho pero no extrae leche)

Maneras de destetar

Para permitir que tanto la mamá como el bebé se adapten física y emocionalmente al cambio, el destete se debe hacer con tiempo.

Un enfoque consiste en reducir una sesión de alimentación por semana hasta que el niño se alimente todas las veces de un biberón o un vaso. Si desea darle a su hijo leche materna, tendrá que extraérsela para mantener la producción de leche. Si está destetando a su hijo y ya no le dará leche materna, reducir las sesiones de alimentación lentamente puede ayudar a evitar que el niño se alimente atropelladamente.

Puede comenzar por quitar la alimentación del mediodía, porque suele ser la menos abundante y la más incómoda, en especial para las madres que trabajan. Muchas mamás continúan con la alimentación de la noche hasta el final del destete porque es una parte especial del vínculo con el bebé.

Algunas mamás dejan que sea el niño el que decida cuándo dejar de mamar. A menudo, los niños que comen tres comidas con alimentos sólidos por día (además de refrigerios entre cada comida) se amamantan cada vez menos. En este caso, la producción de leche de la mamá se reducirá por la falta de demanda y será necesario extraer leche para continuar produciendo. Si su hijo está mamando menos, asegúrese de que esté recibiendo suficiente leche o fórmula fortificada con hierro. Consulte con el médico qué cantidad debe recibir su hijo.

Si desteta a su hijo antes del año o si descubre que no está produciendo suficiente leche, tendrá que darle fórmula. Consulte con su médico para saber cuál es la forma correcta para su pequeño.

Hacer que el cambio sea más sencillo

El destete es más sencillo si el niño ya recibió la leche en biberón. Por eso, una vez que la lactancia esté correctamente establecida, intente darle un biberón con leche materna a su bebé esporádicamente. Aun cuando siga dándole el pecho, esto puede facilitar el destete más adelante. También permite que otros integrantes de la familia alimenten al bebé y que sea posible dejar al bebé con una persona que lo cuide.

Recuerde que los niños de más de 6 meses deben recibir alimentos sólidos además de leche materna. Después del año, darle al bebé exclusivamente leche materna no le ofrece todos los nutrientes que necesita. Por eso, los alimentos sólidos deben convertirse en una parte habitual de la dieta.

A medida que comience el destete, recuerde que su hijo necesita tiempo para acostumbrarse a beber de un vaso. Tenga paciencia mientras su pequeño comienza a explorar el mundo de los alimentos.

Aquí encontrará otras maneras de hacer que este cambio sea más sencillo:

  • Planifique un juego entretenido o una salida en el momento en el que le daría de mamar.
  • Evite sentarse en el lugar en el que habitualmente le da de mamar o con las prendas de lactancia.
  • Si su hijo se está adaptando a algún otro cambio, retrase el destete. Tal vez no sea una buena idea comenzar el destete cuando su pequeño esté por comenzar a ir a la guardería o cuando le estén saliendo los dientes.
  • Si su bebé tiene menos de un año, intente usar un biberón o un vaso en los momentos en los que le daría de mamar. En el caso de niños mayores, intente darle un bocadillo saludable, ofrecerle un vaso o simplemente un abrazo.
  • Intente cambiar la rutina diaria para estar haciendo alguna otra cosa en los momentos en los que habitualmente estaría amamantando.
  • Pídale ayuda a su pareja para que la ayude a distraer al bebé en el horario habitual del amamantamiento.
  • Si su hijo comienza a adquirir un hábito como consuelo (como chuparse el dedo) o se abraza a una mantita preferida, déjelo. Es posible que esté intentando adaptarse a los cambios emocionales que le provoca el destete.

¿Cómo puede llegar a sentirse?

Muchas mamás toman la decisión de destetar y enfrentan emociones encontradas. Por un lado, el destete les da más libertad y flexibilidad, además del orgullo de saber que el niño está dando un paso importante. Por el otro, la lactancia es una actividad íntima que fortalece el vínculo entre la madre y el bebé; por eso, a algunas mujeres les cuesta finalizar esta etapa.

Es normal tener una mezcla de emociones y debe comprender que a su hijo probablemente le ocurra lo mismo. Recuerde también que tendrá infinidad de otras formas de nutrir a su hijo en el tiempo que tienen por delante.

Revisado por: Madhu Desiraju, MD
Fecha de revisión: octubre de 2018