[Ir al contenido]

Cómo tomarle el pulso a su hijo

Revisado por: Melanie L. Pitone, MD

¿Qué es el pulso?

El pulso de una persona, o su frecuencia cardíaca, es la cantidad de veces que le late el corazón por minuto. El pulso cambia en función de cosas como la actividad, el estrés, la temperatura corporal y la enfermedad.

¿Cómo le tomo el pulso a mi hijo?

Necesitará tener un cronómetro o un reloj con minutero. Haga que su hijo se relaje y que deje de correr, saltar, llorar y cosas similares durante por lo menos 5 minutos seguidos.

Tomarle el pulso a un bebé

El mejor punto para tomarle el pulso a un bebé es en el brazo superior, lo que se llama pulso braquial. Acueste a su bebé sobre la espalda con un brazo doblado, de modo que la mano se encuentre a la altura de la oreja. Sienta el pulso en la cara interna del brazo, entre el hombro y el codo:

  1. Presione con suavidad ese punto con dos dedos (no use el pulgar) hasta que note un latido.
  2. Cuando detecte el pulso, cuente los latidos durante 15 segundos.
  3. Y multiplique la cantidad de latidos que haya contado por 4 para conocer la cantidad de latidos por minuto.

Tomar el pulso en el brazo del niño

Tomarle el pulso a un niño

El mejor lugar para tomarle el pulso a un niño es la muñeca, y se conoce como pulso radial. Palpe con suavidad la cara interna de la muñeca por el lado del pulgar. 

Tomar el pulso radial del niño

Si no logra encontrarle el pulso en la muñeca, puede probar en el cuello, donde encontrará el pulso carotídeo. Coloque con suavidad los dedos en un lado de la tráquea:

  1. Presione con suavidad sobre ese punto con dos dedos (no use el pulgar) hasta que note un latido.
  2. Cuando detecte el pulso, cuente los latidos durante 15 segundos.
  3. Y multiplique la cantidad de latidos que haya contado por 4 para conocer la cantidad de latidos por minuto.

Tomar el pulso en el cuello del niño

¿Qué es una frecuencia cardíaca normal?

Una frecuencia cardíaca normal es algo que depende de la edad del niño. Los bebés tienen frecuencias cardíacas distintas que los adolescentes. La frecuencia cardíaca de un niño es más baja cuando está descansando o durmiendo y más alta cuando está muy activo. 

Consulte al médico de su hijo para saber entre qué valores la frecuencia se considera normal para su hijo.

¿Cuándo le debo tomar el pulso a mi hijo?

Normalmente, no es necesario que le tome el pulso a su hijo. Su médico se lo tomará en las vistas que le haga en su consultorio. 

Pero, a veces, un padre puede tener que tomarle el pulso a su hijo. Puede ser necesario que le tome el pulso si su hijo tiene:

  • una afección médica que requiere que le controle la frecuencia cardíaca. El médico de su hijo le indicará cuándo le debe tomar el pulso a su hijo, así como si lo debe hacer con regularidad o solo en algunas ocasiones. Si usted no está seguro, pregúnteselo a su médico.
  • una frecuencia cardíaca que se salta latidos, muy fuerte o muy rápida
  • dolor de pecho
  • mareos
  • un episodio de desmayo
  • respiración rápida

Llame al médico de su hijo para revisar los síntomas de su hijo y compartir con él la frecuencia cardíaca de su hijo.

Diríjanse de inmediato a un servicio de urgencias o llame al teléfono de emergencias (el 911 en Estados Unidos) si su hijo presenta alguno de los síntomas citados más arriba y:

  • le cuesta mucho despertase.
  • le cuesta respirar. Los músculos que tiene entre las costillas se contraen hacia dentro o se le hinchan las ventanas de la nariz en cada respiración.
  • tiene la piel pálida o de color gris, o se le ponen los labios azules

El operador que conteste cuando llame al 911 le puede pedir que le tome el pulso a su hijo y que le indique cuál es su frecuencia cardíaca.

¿Qué más debería saber?

Algunas aplicaciones de teléfonos inteligentes pueden tomar el pulso de un apersona cuando se presiona con un dedo el objetivo de la cámara. Para poder hacer una buena lectura, su hijo necesita quedarse muy quieto; por eso, este método funciona mejor con los niños mayores que colaboran. Hay relojes inteligentes y relojes deportivos que pueden tomar el pulso. Antes de usar alguno de estos sistemas, pregunte al médico de su hijo si es una buena idea o si le recomienda una aplicación en particular para tomarle el pulso

Revisado por: Melanie L. Pitone, MD
Fecha de revisión: mayo de 2020