[Ir al contenido]

Inmunodeficiencia combinada grave

¿Qué es una inmunodeficiencia combinada grave?

La inmunodeficiencia combinada grave (IDCG) es un trastorno de base genética muy poco frecuente que causa problemas de riesgo vital en el sistema inmunitario. Es un tipo de inmunodeficiencia primaria.

En EE.UU., aproximadamente 1 de cada 58.000 bebés nace cada año con esta enfermedad.

¿Qué ocurre en una inmunodeficiencia combinada grave?

En un bebé en proceso de desarrollo, el sistema inmunitario se empieza a desarrollar a partir de la médula ósea. Las células madre se pueden convertir en cualquiera de los diferentes tres tipos de células sanguíneas:

  • glóbulos rojos
  • glóbulos blancos
  • plaquetas

Los glóbulos blancos protegen al cuerpo de las infecciones y de los invasores nocivos. Hay tres tipos distintos de glóbulos blancos, entre los que se incluyen los linfocitos. Hay dos tipos principales de linfocitos: las células B y las células T. Estas células son fundamentales para luchar contra las infecciones:

  • Las células T identifican, atacan y eliminan a los "invasores".
  • Las células B fabrican anticuerpos que "recuerdan" las infecciones previas y estás preparados por si el cuerpo se expusiera de nuevo a esas infecciones.

Esta afección se llama inmunodeficiencia "combinada" porque afecta a los dos tipos de células encargadas de luchar contra las infecciones (las células T y las células B).

En la IDCG, el cuerpo del niño tiene una cantidad demasiado baja de linfocitos o bien linfocitos que no funcionan adecuadamente.

Puesto que el sistema inmunitario no funciona como debería funcionar, al cuerpo le puede resultar difícil o imposible combatir los gérmenes (virus, bacterias y hongos) que causan infecciones.

Causas de la inmunodeficiencia combinada grave

Hay varios tipos distintos de inmunodeficiencia combinada grave. El tipo más frecuente está causado por un problema en un gen que se encuentra en el cromosoma X y que afecta solo a los hombres. Las mujeres pueden ser portadoras de esta afección pero, puesto que también heredan un cromosoma X normal, su sistema inmunitario puede luchar contra las infecciones. Pero los hombres solo tienen un cromosoma X, de modo que, si el gen es anormal, desarrollan la enfermedad.

Otra forma de inmunodeficiencia combinada grave está causada por una deficiencia en una enzima necesaria para que se desarrollen los linfocitos. Hay otros tipos de inmunodeficiencia combinada grave que están causados por otros problemas de origen genético.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de una inmunodeficiencia combinada grave?

Los bebés con una inmunodeficiencia combinada grave pueden parecer sanos al nacer, pero los problemas pueden empezar poco después, como los siguientes:

¿Cómo se diagnostica la inmunodeficiencia combinada grave?

Los médicos usan un análisis de sangre sencillo como prueba de cribado neonatal (para recién nacidos) a fin de detectar o descartar muchas afecciones que pueden causar problemas de salud, como la anemia falciforme y la fibrosis quística. Las afecciones que entran en la prueba de cribado varían de estado en estado, pero ahora todos los estados de EE.UU. incluyen la inmunodeficiencia combinada grave en el cribado. La prueba de cribado neonatal hace posible un diagnóstico precoz, lo que permite un tratamiento precoz y lleva a obtener los mejores resultados.

Los bebés cuya prueba de cribado sea positiva para la IDCG suelen ser remitidos a un médico especializado en inmunodeficiencias. El médico solicitará análisis de sangre y posiblemente pruebas genéticas.

Los padres que ya hayan tenido un hijo con una inmunodeficiencia combinada grave o que cuenten con antecedentes familiares de inmunodeficiencias pueden considerar el asesoramiento genético y hacerse análisis de sangre lo antes posible. El diagnóstico precoz facilita el tratamiento precoz y asegura la obtención de los mejores resultados. También es posible evaluar a un bebé incluso antes de que nazca si se sabe que la mutación genética que causa la IDCG está presente en su familia.

Los niños que carecen de antecedentes familiares de inmunodeficiencia combinada grave o que no se someten a la prueba de cribado no se suelen diagnosticar hasta que tienen 6 meses de edad e incluso más tarde.

¿Cómo se trata la inmunodeficiencia combinada grave?

La inmunodeficiencia combinada grave es una verdadera urgencia pediátrica. Sin tratamiento, los bebés no tienen probabilidades de sobrevivir más allá de su primer cumpleaños. El tratamiento más frecuente es el trasplante de células madre (también llamado trasplante de médula ósea). Esto significa que el niño recibe células madre procedentes de un donante. Esto se hace con la esperanza de que esas células nuevas reconstruyan el sistema inmunitario del niño.

Los trasplantes de células madre que dan mejores resultados son los que se hacen con células donadas por un hermano. A veces, la médula ósea del padre o de la madre también puede funcionar. Si no hay ningún pariente que pueda ser un donante adecuado, los médicos pueden utilizar células madre procedentes de donantes no relacionados genéticamente con el niño. Algunos niños con inmunodeficiencia combinada grave pueden tener que recibir quimioterapia antes de someterse a un trasplante de médula ósea.

Un bebé con inmunodeficiencia combinada grave que reciba un trasplante de médula ósea en los primeros pocos meses de vida, antes de haber contraído ninguna infección, tiene muchas probabilidades de sobrevivir.

La terapia génica, como tratamiento de algunos tipos de inmunodeficiencia combinada grave, ha mostrado unos resultados prometedores en los ensayos clínicos que se han llevado a cabo, pero se asocia a algunos riesgos, por lo que aún no se utiliza de forma generalizada. Las investigaciones sobre terapia génica para tratar la inmunodeficiencia combinada grave siguen en marcha.

Los niños con una inmunodeficiencia combinada grave suelen ser atendidos por un equipo médico formado por varios especialistas, como los siguientes:

  • un inmunólogo pediátrico
  • un médico especializado en trasplantes de médula ósea
  • un experto en enfermedades infecciosas pediátricas

Puesto que los niños con inmunodeficiencia combinada grave se exponen a contraer infecciones de riesgo vital, suelen tomar medicamentos para ayudar a prevenir posibles infecciones desde muy pronto. Algunos pacientes pueden necesitar infusiones regulares para renovar sus anticuerpos.

¿Qué más debería saber?

Aparte de los medicamentos y de los tratamientos para ayudar a prevenir las infecciones, también se deben adoptar otras precauciones. Los niños con una inmunodeficiencia combinada grave:

  • están en aislamiento para ayudar a prevenir que contraigan infecciones
  • no deben recibir vacunas de gérmenes vivos. Introducir un virus o una bacteria en un niño con una inmunodeficiencia combinada grave, incluso aunque se trate de una forma debilitada de la vacuna, puede ser peligroso. Esto incluye la vacuna contra el rotavirus, la vacuna contra la varicela, la triple vírica (contra el sarampión, las paperas y la rubéola), la vacuna contra poliomielitis oral, la vacuna contra la tuberculosis (BCG) y la vacuna antigripal en forma de espray nasal. Todas las personas que vivan con el bebé tampoco deberían recibir vacunas de gérmenes vivos.
  • que necesiten recibir una transfusión de sangre deben usar sangre que haya sido tratada especialmente para ayudar a prevenir las complicaciones relacionadas con las transfusiones
  • pueden no poder mamar hasta que se haya descartado la presencia de un virus en la leche matera que puede causar infecciones

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

Mientras estén evaluando a su hijo para saber si tiene una inmunodeficiencia combinada grave, ayude a reducir el riesgo de que contraiga infecciones:

  • limitando las visitas
  • evitando los lugares públicos
  • manteniendo a su bebé alejado de cualquier persona que tenga un resfriado u otro tipo de infección
  • asegurándose de que los cuidadores del bebé se lavan bien las manos antes de tocarlo

De cara al futuro

Los bebés con una inmunodeficiencia combinada grave pueden necesitar procedimientos e internamientos hospitalarios repetidos, que pueden ser estresantes para toda la familia. Pero usted no está solo. El equipo médico que lleva a su bebé está ahí para usted y para su hijo antes, durante y después del tratamiento. Los grupos de apoyo, los trabajadores sociales y los amigos de la familia también pueden echarle una mano o saberlo escuchar.

Para obtener más información:

Fecha de revisión: enero de 2019