[Ir al contenido]

Oxímetro de pulso

Revisado por: Larissa Hirsch, MD

¿Qué es un oxímetro de pulso?

Usar un oxímetro de pulso es someterse a una prueba indolora para medir cuánto oxígeno contiene la sangre.

¿Por qué se hace un oxímetro de pulso?

Los médicos suelen pedir esta prueba para saber si hay suficiente cantidad de oxígeno en la sangre. La concentración de oxígeno en sangre puede ser baja en las infecciones pulmonares, el asma, los problemas de corazón, las reacciones alérgicas, después de la anestesia, y en otras afecciones médicas.

¿Cómo nos deberíamos preparar para un oxímetro de pulso?

Si su hijo se pinta las uñas, es posible que le tenga que eliminar el esmalte de uñas para poderle medir el oxígeno en sangre de una forma precisa.

¿Qué ocurre durante un oxímetro de pulso?

Para usar un oxímetro de pulso, se coloca un pequeño clip en el dedo del pie, de la mano o el lóbulo de la oreja del niño. Se llama sensor, y usa la luz para medir la cantidad de oxígeno que contiene la sangre.

A veces esta prueba solo se hace una vez para obtener una sola lectura de la concentración de oxígeno en sangre, y otras veces se deja puesto el sensor para ir supervisando de forma continua esa concentración. Si el sensor no se acopla bien, puede afectar a la lectura y hacer que la concentración de oxígeno en sangre sea más baja de lo que es en realidad.

¿Puedo quedarme con mi hijo durante el oxímetro de pulso?

Los padres se pueden quedar con sus hijos mientras estos últimos llevan puesto el oxímetro.

¿Cuánto dura un oxímetro de pulso?

El sensor suele tardar unos pocos segundos en hacer la lectura. Si su hijo está tranquilo y se queda bien quieto, ayudará a que la lectura del oxímetro sea más precisa.

¿Cuándo estarán listos los resultados?

Los resultados de esta prueba están disponibles de inmediato.

¿Implica asumir algún riesgo?

Usar un oxímetro de pulso se considera una prueba segura. De forma ocasional, el sensor puede causar cierta irritación en la piel.

Si tiene dudas sobre el oxímetro de pulso, hable con el médico de su hijo o con otro profesional del equipo médico que lo lleva.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: marzo de 2018