[Ir al contenido]

Cómo administrar ibuprofeno con seguridad

El ibuprofeno es un medicamento de venta sin receta médica que se da para aliviar las molestias y el dolor y para bajar la fiebre. Es un fármaco seguro si se administra correctamente. Pero si se da en dosis muy altas puede hacer que el niño se ponga muy enfermo. Una cantidad excesiva de ibuprofeno puede provocar problemas estomacales, confusión y posibles problemas renales. Por eso, es importante saber cómo administrar este medicamento correctamente.

Si tiene alguna pregunta sobre cómo darle ibuprofeno a su hijo, consulte a su médico o farmacéutico. Nunca administre este medicamento, ni cualquier otro, un niño menor de 2 años sin contar con el visto bueno de un médico.

¿Qué otros nombres recibe el ibuprofeno?

Ibuprofeno es el nombre genérico de este medicamento. Los nombres comerciales más comunes del ibuprofeno en EE.UU. son Advil® y Motrin®.

¿En qué formas se vende el ibuprofeno?

Para los niños, este medicamento está disponible en suspensiones orales o "jarabes" (en forma líquida), así como en pastillas masticables y pastillas que se tragan. En algunos países, se pueden comprar supositorios rectales de venta sin receta médica con el nombre de Nurofen®.

Advil® fabrica Advil® en gotas para lactantes y Advil® para niños en suspensión oral, así como pastillas masticables Jr. Strength Advil® y pastillas Jr. Strength Advil®. Motrin® fabrica gotas Motrin® para lactantes y suspensión oral Motrin® para niños. Hay muchas marcas de ibuprofeno que se venden en formas similares.

Cómo administrar ibuprofeno

Cuando administre este medicamento, consulte las siguientes tablas de dosificación para saber cuál es la dosis correcta.

Otras cosas a tener en cuenta:

  • Compruebe la fecha de caducidad para asegurarse de que el medicamento no ha caducado. Si ya ha caducado, deseche el medicamento y compre un producto nuevo. Para desecharlo de una forma adecuada, extraiga el medicamento de su recipiente original y derrámelo en una sustancia no deseable que los niños o animales no puedan tener la tentación de comérsela, como los restos de café o la arena para gatos. Luego, colóquelo en una bolsa de cierre hermético dentro de la bolsa de la basura.
  • Asegúrese de que su hijo no está tomando otros medicamentos que contienen ibuprofeno. El ibuprofeno es un ingrediente que se usa muy a menudo en los medicamentos para la tos, el catarro o resfriado y las alergias. Si su hijo está tomando alguno de estos medicamentos, consulte con su médico o farmacéutico antes de darle a su hijo más ibuprofeno. Una sobredosis de ibuprofeno puede provocar problemas estomacales y/o intestinales.
  • Compruebe la concentración y la dosis recomendada. Dele a su hijo la dosis con el cuentagotas, la jeringuilla o el dosificador que vienen con el producto. Esto es especialmente importante al administrar gotas concentradas a un lactante, ya que la concentración es mayor que la de las suspensiones orales para niños. Esto le ayudará a tener la seguridad de que su hijo toma la cantidad adecuada de mililitros o ml (también llamados cc o centímetros cúbicos) y de que no supera la dosis recomendada. No use nunca una cuchara medidora de cocina ni un dosificador o un cuentagotas de un producto diferente. Las pastillas masticables y las pastillas que se tragan no son recomendables para niños menores de 6 años de edad porque presentan el riesgo de asfixia por aspiración.
  • Cuando se lo dé a su hijo para tratar la fiebre, tenga en cuenta la temperatura y la edad del niño. Si su bebé tiene 3 meses o menos y su temperatura rectal es de 100,4 ºF (38 ºC) o superior, llame al médico o acuda a un servicio de urgencias de inmediato. Si su hijo de entre 3 meses y 3 años de edad tiene una fiebre de 102,2 °F (39 ºC) o superior, llame al médico para saber si es necesario que lo visite.
  • Si su hijo escupe una dosis de ibuprofeno sin llegárselo a tragar, espere a que se tranquilice y vuélvale a dar la misma dosis por segunda vez. Si su hijo se traga el ibuprofeno y lo vomita después, no le dé otra dosis hasta que hayan pasado por lo menos 6 horas, a no ser que se le haya dado una pastilla y usted pueda verla entera en el vómito de su hijo.
  • Administre ibuprofeno cada 6 a 8 horas, según sea necesario, pero nunca le dé a su hijo más de cuatro tomas en 24 horas.
  • Si a su hijo no le gusta el sabor del medicamento, puede probar otro producto que tenga un sabor diferente.
  • Si su hijo es sensible a los colorantes, use un ibuprofeno que no contenga colorantes.

Dosis de ibuprofeno según el peso

Los médicos recomiendan tener en cuenta el peso del niño, en vez de su edad, al calcular la cantidad de medicamento a administrar. Antes de dar a si hijo una dosis, consulte el prospecto para asegurarse de que la dosis recomendada y la concentración coincidan con las cifras de la siguiente tabla.

Esta tabla se basa en las recomendaciones de médicos y fabricantes. Pero no se facilita para que no siga los consejos del médico de su hijo. Si su hijo tiene 2 años o menos, consulte a su médico para que le dé el visto bueno antes de medicarlo. Y llame siempre al médico de su hijo si tiene preguntas o hay algo que le preocupa sobre medicarlo con ibuprofeno.

Edad/Peso Ibuprofen en gotas para lactantes
   (50 mg/1.25 ml)
Menor de 6 meses    Consulte con su médico
12-17 lbs.
(6-11 meses)
   1.25 ml
18-23 lbs.
(12-23 meses)
   1.875 ml

Peso Ibuprofeno líquido para niños
(100 mg/5 ml) 
12-17 lbs.
(6-11 meses)
   Consulte con su médico
18-23 lbs.
(12-23 meses)
   Consulte con su médico
24-35 lbs.
(2-3 años)
   1 cucharadita (5 ml)
36-47 lbs.
(4-5 años)
   1½ cuharaditas (7.5 ml)
48-59 lbs.
(6-8 años)
   2 cuharaditas (10 ml)
60-71 lbs.
(9-10 años)
   2½ cuharaditas (12.5 ml)
72-95 lbs.
(11 años)
   3 cuharaditas (15 ml)

 

Peso                    

Ibuprofeno masticables para niños más grandes (100 mg)

24-35 lbs.
(2-3 años)
     No recomendado
36-47 lbs.
(4-5 años)
     No recomendado
48-59 lbs.
(6-8 años)
     2 comprimidos
60-71 lbs.
(9-10 años)
     2½ comprimidos
72-95 lbs.
(11 años)
     3 comprimidos

Fecha de revisión: octubre de 2018