[Ir al contenido]

Dolores de cabeza

¿Qué son los dolores de cabeza?

Aunque, cuando a una persona le duele la cabeza pueda tener esa sensación de que le está doliendo el cerebro, en realidad, no es así. El cerebro nos informa de cuándo nos duelen otras partes del cuerpo, pero es incapaz de sentir dolor.

El dolor de cabeza es bastante frecuente en los niños. Suele ocurrir en alguna parte de la cabeza o del cuello, y tiene un amplio abanico de causas y muchos grados de intensidad. Es importante saber reconocer cuándo un dolor de cabeza no es más que una molestia pasajera y cuándo se trata de algo distinto que requiere atención médica.

¿Cuáles son los signos y los síntomas del dolor de cabeza?

Hay dos tipos de dolor de cabeza que son más frecuentes en los niños: el dolor de cabeza (o cefalea) de tipo tensional y la migraña.

Las cefaleas tensionales ocurren cuando los músculos tensos del cuello o de la cabeza se contraen demasiado. Causan un dolor que se suele describir como:

  • sentir como si alguien nos estuviera apretando o comprimiendo la frente, la nuca o ambos lados de la cabeza
  • sordo
  • molesto
  • constante

Las migrañas son menos frecuentes. Puede causar:

  • dolor pulsátil, martilleante y continuo en uno o ambos lados de la cabeza
  • mareos
  • dolores de estómago
  • náuseas y/o vómitos
  • ver puntos negros o halos (también conocidos como auras)

La mayoría de las migrañas duran entre 30 minutos y varias horas. Pero hay algunas que se pueden alagar hasta un par de días. Pueden empeorar cuando el afectado lleva a cabo actividades físicas o está rodeado de luces, olores o ruidos fuertes.

Cuando a un niño pequeño o a un bebé le duele la cabeza, es posible que no lo sepa decir. Los padres lo pueden ver inquieto, irritable y menos activo de lo normal. Puede vomitar, ponerse pálido o sonrojarse.

¿Cuáles son las causas del dolor de cabeza?

El dolor de cabeza se cree que se debe a cambios que afectan a las sustancias químicas, los nervios y los vasos sanguíneos de esta parte del cuerpo. Estos cambios envían mensajes de dolor al cerebro, lo que provoca el dolor de cabeza.

Algunos de los numerosos factores que pueden desencadenar un dolor de cabeza son los siguientes:

  • las infecciones (como las infecciones de oído; virus como la gripe o un resfriado común;la faringitis estreptocócica; la meningitis o las infecciones de senos nasales
  • determinados medicamentos (el dolor de cabeza es uno de los posibles efectos secundarios de algunos medicamentos)
  • falta de sueño o cambio repentino en los patrones de sueño
  • saltarse comidas
  • estar deshidratado
  • estar bajo mucho estrés
  • lesionarse la cabeza
  • utilizar el ordenador o ver la televisión durante mucho tiempo seguido
  • problemas en la vista
  • alergias (fiebre del heno)
  • la menstruación o las fluctuaciones hormonales
  • hacer un viaje largo en coche o autobús
  • escuchar música muy alta
  • fumar
  • oler olores fuertes, como perfumes, humos, gases o el olor que desprende un coche nuevo o una moqueta nueva
  • exceso de cafeína (en bebidas energéticas, refrescos, café, té y/o chocolate)
  • ingerir algunos alimentos (como alcohol, queso, frutos secos, pizza, chocolate, helado, alimentos grasos o fritos, embutidos, perritos calientes, yogur, aspartamo o cualquier alimento que contenga glutamato monosódico o GMS)

¿Quién puede desarrollar dolores de cabeza?

Los dolores de cabeza son bastante frecuentes en los niños. Los dolores de cabeza (sobre todo las migrañas) se suelen dar por familias. Por lo tanto, si un padre, un abuelo u otro miembro de la familia los padece, hay más probabilidades de que un niño también los padezca. Algunos niños son más sensibles que otros a los desencadenantes de los dolores de cabeza.

¿Cómo se diagnostican los dolores de cabeza?

El médico de su hijo lo explorará y elaborará su historial médico, lo que lo ayudará a averiguar qué podría estar provocándole los dolores de cabeza. El médico le preguntará sobre los siguientes aspectos:

  • lo fuertes y frecuentes que son los dolores de cabeza de su hijo
  • cuándo empezó a tener dolores de cabeza
  • qué tipo de dolor siente y qué partes de la cabeza le duelen
  • si los dolores de cabeza suelen seguir la misma pauta o cambian a lo largo del tiempo
  • cualquier otro síntoma que presente su hijo
  • cualquier lesión que haya sufrido su hijo hace poco
  • cualquier cosa que le desencadene dolor de cabeza
  • la dieta que lleva su hijo, sus hábitos, sus patrones de sueño y qué parece aliviarle o empeorarle el dolor de cabeza
  • cualquier factor estresante que pueda estar afectando a su hijo
  • cualquier problema médico que haya tenido su hijo
  • cualquier medicación que esté tomando su hijo
  • cualquier alergia que tenga
  • si hay antecedentes familiares de dolores de cabeza

Para ayudar a esclarecer el problema, los médicos suelen pedir a los padres (o directamente a sus pacientes, si se trata de niños mayores o de adolescentes) que lleven un diario sobre los dolores de cabeza. En el diario, anotan:

  • todos los episodios de dolor de cabeza
  • cuándo ocurren
  • cuánto duran
  • unos breves comentarios sobre qué podría haberlos desencadenado

Es posible que el médico haga a su hijo una exploración neurológica completa. Esta puede implicar observarle el interior de los ojos, evaluar cómo le funcionan los nervios y pedirle que haga cosas como andar y tocarse la nariz. Para saber si el niño tiene algún problema médico que podría estar provocándole los dolores de cabeza, es posible que el médico solicite:

  • análisis de sangre
  • pruebas de diagnóstico por la imagen, como una TAC (tomografía axial computada) o una RM (resonancia magnética) del cerebro

¿Cómo se tratan los dolores de cabeza?

El tratamiento del dolor de cabeza de su hijo dependerá de lo que crea su médico que podría ser la causa más probable. Pero usted puede tratar en casa la mayoría de los dolores de cabeza.

Para ayudar a aliviar el dolor de cabeza de su hijo:

  • Pídale que se acueste en una habitación fresca, oscura y silenciosa.
  • Póngale un paño húmedo y fresco sobre la frente o los ojos.
  • Dígale que se relaje.
  • Y que respire profundamente.

Asegúrese de que su hijo haya comido y haya bebido. Los niños que tienen migrañas es posible que solo tengan ganas de dormir y que se encuentren mejor después de despertarse. Una parte importante del tratamiento de la migraña consiste en evitar los factores que la desencadenan. Por eso ayuda tanto llevar un diario sobre los dolores de cabeza.

Si su hijo tiene migrañas a menudo, el médico le puede recetar un medicamento que deberá tomar en cuanto empiecen o bien todos los días a modo de prevención.

También puede darle a su hijo un medicamento contra el dolor (o analgésico) de venta sin receta médica, como el paracetamol o el ibuprofeno. Lea atentamente el prospecto del medicamento para asegurarse de que le da la dosis correcta y a las horas correctas. Si tiene cualquier duda sobre cómo administrar el medicamento a su hijo, consulte a su médico. Y, si su hijo tiene menos de 2 años de edad o padece otros problemas médicos, llame a su médico antes de administrarle ningún medicamento contra el dolor. Él le indicará si debe o no administrárselo y, en caso afirmativo, en qué cantidad (en función del peso y la edad del niño).

No dé nunca aspirina (ni ningún otro medicamento que contenga ácido acetilsalicílico o salicilatos) a un niño o adolescente, a menos que se lo indique específicamente un médico. Estos medicamentos pueden provocar un síndrome de Reye, una afección de riesgo vital.

Hable con el médico de su hijo sobre cómo controlar el dolor de cabeza. Esto puede incluir probar cosas que no suponen usar medicamentos, como:

  • ejercicios de relajación
  • técnicas de reducción del estrés
  • evitar los desencadenantes

¿Qué más debería saber?

Cuando un niño tiene un fuerte dolor de cabeza, es fácil que sus padres se preocupen. Pero tranquiliza saber que solo en contadas ocasiones el dolor de cabeza es un síntoma de algo grave.

Llame al médico si los dolores de cabeza de su hijo:

  • ocurren más a menudo de lo habitual
  • no remiten con facilidad
  • son muy fuertes o intensos
  • ocurren mayoritariamente por la mañana (cuando su hijo de despierta, sobre todo si el dolor de cabeza despierta al niño)

Fíjese también en si el dolor de cabeza va acompañado de otros síntomas. Esos síntomas podrían ayudar al médico a identificar su causa. Llame al médico si su hijo tiene dolor de cabeza y:

  • parece menos alerta de lo habitual
  • está vomitando
  • ha tenido un traumatismo craneoencefálico o una pérdida de la conciencia antes de dolor de cabeza
  • convulsiones
  • cambios en la vista
  • sensación de hormigueo
  • debilidad
  • torpeza
  • una erupción cutánea
  • dificultades para andar o para ponerse o mantenerse de pie
  • dificultades para hablar
  • dolor o rigidez de cuello y/o nuca
  • fiebre u otros signos de infección
  • un cambio en la personalidad
  • bebe u orina demasiado (más de lo habitual)
  • tiene que faltar a clase o no puede hacer sus actividades cotidianas
Fecha de revisión: enero de 2019