[Ir al contenido]

Crear vínculos afectivos con los abuelos

Revisado por: Steven Dowshen, MD

Si alguna vez recurrió a sus padres o los padres de su pareja para que lo ayuden con el cuidado de sus hijos, ya sabe lo maravillosos que pueden ser los abuelos. Si bien la distancia física y las diferencias de opinión sobre crianza pueden convertirse en un obstáculo entre los abuelos, sus hijos y sus nietos, alentar una relación cercana puede beneficiarlos a todos.

Ventajas del vínculo afectivo

Para los niños, tener un vínculo afectivo con sus abuelos es beneficioso en muchos sentidos. Los abuelos pueden ser muy buenos modelos e influir de forma positiva en sus nietos, además de ofrecer una sensación de herencia cultural e historia familiar. Los abuelos les ofrecen amor a sus nietos, quieren lo mejor para ellos y los hacen sentir seguros.

Los abuelos también alientan el desarrollo saludable de los niños. Por ejemplo, pasar la noche en la casa de la abuela puede ser menos traumático que pasarla con un grupo de amigos y puede ayudar a los niños a desarrollar su independencia. Otra ventaja es que los abuelos tal vez tengan mucho tiempo para jugar y leer cuentos. Esta dedicación mejora el desarrollo de los niños y estimula sus facultades de aprendizaje.

Consejos para mantener el contacto

En el mundo de hoy, muchas familias pueden estar desparramadas por todo el país y los ajustados horarios escolares y de trabajo tal vez reduzcan el tiempo que los niños pueden pasar con sus abuelos. A pesar de la distancia física y de los horarios apretados, puede animar a sus hijos a desarrollar un vínculo más cercano con sus abuelos.

Ponga en práctica estos consejos:

  • Visítelos con frecuencia. Si los abuelos viven cerca, haga el esfuerzo de dedicar algo de tiempo de su ajustado horario para visitarlos regularmente. Anime también a los abuelos a venir de visita. Planifique viajes regulares para visitar a los abuelos que vivan lejos. Aunque las visitas no sean frecuentes, planificar el siguiente viaje puede ayudar a su hijo a ver ese tiempo como algo especial.
  • Manténgase en contacto por medio de la tecnología. Use el teléfono, el correo electrónico o Skype para hablar, escribir, enviar fotografías y mensajes de voz de parte de sus hijos a sus abuelos. Si no tienen una computadora, envíeles videos de sus hijos en acción. O pídale a un abuelo que grabe el cuento favorito de su hijo y póngaselo a la hora de acostarse para dormir.
  • Tome fotografías. Coloque fotografías de sus abuelos en su casa y muéstreselas a sus hijos con frecuencia. O conserve fotografías familiares en un álbum de fotos y mírelas mientras nombra a los integrantes de la familia.
  • Aproveche el correo. A los niños les encanta recibir correo, ya sea tradicional o electrónico. Anime la comunicación haciendo que su hijo envíe un correo electrónico; tanto los niños como los abuelos estarán esperando la comunicación regular. O, si prefiere hacerlo a la antigua; envíeles a los abuelos una caja con papel carta y postales, además de algunas estampillas, y pídales que escriban regularmente.
  • Pase las tradiciones. Muchos abuelos tienen pasatiempos o habilidades especiales (como tejer, trabajar con madera o cocinar) que les encantaría pasar a sus nietos. Deles a sus hijos el tiempo y las herramientas necesarias para aprender estas habilidades de sus abuelos.
  • Cree un árbol genealógico. Tanto los niños pequeños como los mayores disfrutan de las historias de sus antepasados y sus parientes. Anime a los abuelos a compartir las historias de sus familias. Incluso puede darles papel y lápices (o un software adecuado) para que puedan hacer un árbol genealógico.

Seguridad fuera de casa

Sin importar si los abuelos viven cerca o si planea visitarlos, no olvide hacer que la seguridad sea lo más importante. Los abuelos tal vez no estén acostumbrados a tener niños en su casa y los peligros domésticos podrían terminar en una visita a la sala de emergencias.

Use una lista con consejos de seguridad y colabore con los abuelos para que la casa sea segura para los niños. Los elementos peligrosos, como los productos de limpieza, las rasuradoras y los cuchillos, deben estar fuera del alcance de los niños o bajo llave. Puede recorrer la casa con los abuelos para detectar posibles peligros. Tal vez ellos no se den cuenta de que los objetos pequeños o frágiles son un riesgo para la seguridad o pueden provocar un atragantamiento.

Tomar estas precauciones con anticipación, puede ayudar a que los abuelos y los nietos disfruten enormemente de pasar tiempo juntos.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: enero de 2017