[Ir al contenido]

Primeros auxilios: Quemaduras por congelamiento

Revisado por: Kate M. Cronan, MD

La exposición a temperaturas bajo cero puede provocar quemaduras por congelamiento, una afección muy poco frecuente pero grave que requiere atención médica de emergencia. El congelamiento puede afectar cualquier área de la piel y, en temperaturas extremadamente frías, puede aparecer en cuestión de minutos.

Signos y síntomas

  • dolor o adormecimiento, con más frecuencia en las manos, los pies, el rostro y las orejas
  • piel endurecida y cerosa, con un color amarillo grisáceo o blanco

¿Qué hacer? 

Si cree que su hijo tiene un congelamiento, llame inmediatamente al médico. Después:

  • Lleve a su hijo al interior de manera inmediata. No intente descongelar la zona a menos que se encuentre en un lugar cálido (si la piel congelada se calienta y después se vuelve a exponer a temperaturas de congelamiento, puede sufrir daños permanentes).
  • Quite la ropa húmeda.
  • No frote las zonas congeladas; trátelas con suavidad.
  • No use calor seco, como una chimenea, un horno o una almohadilla caliente, para derretir la zona congelada.
  • No explote ninguna ampolla.
  • Caliente las zonas congeladas en agua tibia (no caliente) durante aproximadamente 30 minutos.
  • Coloque trozos de algodón limpios entre los dedos congelados una vez que los haya entibiado.
  • Envuelva holgadamente las zonas entibiadas con vendas limpias para impedir que se vuelvan a congelar.
  • Dele a su hijo paracetamol o ibuprofeno para el dolor.

Obtenga atención médica de emergencia si su hijo tiene lo siguiente:

  • una zona de la piel que se está poniendo blanca o dura

¡Anticipar es la mejor prevención! 

Esté atento al pronóstico del clima. Mantenga a los niños abrigados y secos en clima frío. Lo más conveniente es ponerles prendas abrigadas en capas y holgadas. Procure que los niños usen botas bien aisladas, medias gruesas, gorros, bufandas y mitones. La colocación de compresas con hielo directamente sobre la piel puede provocar congelamiento: cubra siempre las compresas con hielo con un paño antes de colocarlas sobre la piel.

Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: julio de 2018