[Ir al contenido]

Los medicamentos para el TDAH

Revisado por: Shirin Hasan, MD

¿Qué es un medicamento para el TDAH?

Una vez que un niño es diagnosticado de TDAH, los médicos tal vez le receten medicamentos para comenzar a tratarlo. Los medicamentos no curan el TDAH. Pero ayudan a mejorar la capacidad de prestar atención, calmarse y tener más autocontrol.

¿Por qué los niños necesitan medicamentos para el TDAH?

No todos los niños con TDAH necesitan medicamentos. Pero los medicamentos pueden ayudar a la mayoría de los niños con TDAH a mantenerse concentrados durante más tiempo, a escuchar mejor y a moverse menos.

Los niños también se benefician con la terapia conductual para aprender y practicar habilidades, como mantenerse organizados o esperar su turno sin interrumpir. Los medicamentos no son un atajo; aun con ellos, los niños necesitan trabajar para dominar estas habilidades. El beneficio de los medicamentos es que ayudan a los niños a mantenerse concentrados mientras aprenden las habilidades necesarias.

¿Cómo actúa el medicamento para el TDAH?

Los medicamentos para el TDAH mejoran la atención ayudando a las sustancias químicas del cerebro a funcionar mejor.

Los medicamentos actúan sobre dos sustancias químicas del cerebro: la dopamina y la norepinefrina. Estas sustancias químicas afectan la atención y la concentración de una persona.

¿De qué manera toman medicamentos para el TDAH las personas?

Los niños y adolescentes con TDAH pueden tomar diferentes medicamentos. Todos los medicamentos para el TDAH requieren una receta.

Los niños y adolescentes suelen tomar medicamentos para el TDAH una o dos veces al día, según el medicamento.

Estimulantes

Medicamentos como methylphenidate (algunas marcas comerciales incluyen Ritalin, Concerta®, Daytrana®, Focalin®) y anfetaminas (por ejemplo, Adderall, Dexedrine, Vyvanse®.

Los medicamentos comienzan a hacer efecto en cuanto el niño los toma. Cuánto dura el efecto depende del medicamento:

  • Las fórmulas de corta duración tienen efecto durante aproximadamente 4 horas.
  • Las fórmulas de acción prolongada permanecen en el organismo hasta durante 10 o 12 horas. Las fórmulas de acción prolongada pueden resultar útiles para los niños mayores y los adolescentes que tienen un día escolar prolongado y necesitan el medicamento para permanecer concentrados y realizar la tarea o las actividades posteriores a la escuela.

No estimulantes

Medicamentos como atomoxetine (Strattera®), clonidine (Kapvey®) y guanfacine (Intuniv®). Los medicamentos no estimulantes pueden llevar hasta varias semanas en surtir efecto. Tienen efecto durante aproximadamente 24 horas.

Antes de recetar un medicamento, el equipo de atención médica le preguntará si su hijo está tomando otro medicamento. Esto incluye medicamentos de venta sin receta y suplementos (como las vitaminas y las hierbas medicinales). El equipo de atención médica también desea saber acerca de los antecedentes médicos de su familia, en especial si algún integrante de su familia tiene (o tuvo) una enfermedad cardíaca.

Illustration: medicine safety suggestions

Los médicos suelen comenzar recetando una dosis baja de un estimulante. Si su hijo está tomando una nueva dosis o un nuevo medicamento para el TDAH, el médico querrá que lo observe y vea si el medicamento ayuda. El médico cambiará la dosis y la frecuencia con la que el niño toma el medicamento según cuánto lo ayude y si tiene algún efecto secundario.

Los niños responden de diferente forma a los medicamentos. Si el primer medicamento no parece tener efecto, incluso en las dosis más elevadas, entonces el médico tal vez pruebe con otro medicamento. Algunos niños necesitan tomar más de un medicamento para el TDAH para obtener mejores resultados.

¿Cómo pueden ayudar los padres?

Hágale saber al médico de su hijo si nota algún efecto secundario del medicamento.

Es posible que deba visitar varias veces al médico. Quizás lleve semanas o meses encontrar el medicamento y la dosis adecuados. Después, el equipo médico querrá ver a su hijo cada 3 a 6 meses.

Llevar a su hijo a todas las visitas. Es importante que el equipo médico pueda controlar la altura, el peso y la presión sanguínea de su hijo. El equipo médico también verá si el niño presenta efectos secundarios. Es posible que ajusten la dosis de medicamento, a medida que el niño crece.

Para ayudar a su hijo a prevenir problemas, haga siempre estas cosas al darle a su hijo medicamentos para el TDAH:

  • Dele la dosis recomendada.
  • Dele cada medicamento en el horario indicado.
  • Hable con el médico antes de dejar de darle un medicamento o de cambiar la dosis.
  • Conserve todos los medicamentos en un lugar seguro, donde ninguna otra persona pueda tomarlos.

El medicamento es solo una parte del tratamiento para el TDAH. El tratamiento también incluye terapia, entrenamiento para los padres y apoyo en la escuela. El medicamento funciona mejor cuando los padres, los maestros y los terapeutas ayudan a los niños a aprender habilidades sociales, emocionales y de conducta que no tienen debido al TDAH.

¿Existe algún riesgo?

Al igual que cualquier medicamento, los medicamentos para el TDAH pueden tener efectos secundarios. No obstante, no todos tienen efectos secundarios.

Los efectos secundarios más comunes son la falta de apetito y la dificultad para dormir. Otros efectos secundarios de los medicamentos para el TDAH incluyen nerviosismo, irritabilidad, mal humor, dolor de cabeza, dolor de estómago, ritmo cardíaco acelerado y presión arterial elevada.

Los efectos secundarios suelen presentarse en los primeros días de comenzar a tomar un nuevo medicamento o una dosis más elevada. Con frecuencia, desaparecen por sí solos después de unos pocos días o semanas, a medida que el cuerpo se adapta al medicamento.

Si un efecto secundario no desaparece, el médico tal vez decida bajar la dosis o abandonar ese medicamento y probar otro. Los medicamentos para el TDAH solo permanecen en el organismo durante unas pocas horas; por lo tanto, los efectos secundarios desaparecen a medida que el medicamento se va del cuerpo.

El equipo médico de su hijo le dará más información acerca de los posibles efectos secundarios de los medicamentos específicos que le receten. Si nota algo que lo preocupa, hable con el médico de su hijo inmediatamente.

A algunos padres no les atrae la idea de darle a su hijo un medicamento para el TDAH. Pero el medicamento adecuado puede marcar una gran diferencia para la mayoría de los niños. Hable con el médico de su hijo acerca de sus preocupaciones. Haga preguntas. El equipo médico de su hijo puede ayudarlo a decidir si es conveniente para su hijo probar un medicamento.

Revisado por: Shirin Hasan, MD
Fecha de revisión: marzo de 2018