[Ir al contenido]

Estar seguro en la cocina

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

¿Te gusta ponerte un delantal y hacer un delicioso tentempié para tu familia? ¿Y ayudar con la cocina, revolver y sentir esos olores deliciosos? ¿O hacer galletas con tus formas favoritas?

Si bien cocinar es divertido, es importante que sepas cómo mantenerte seguro. Esto significa que debes saber cuándo pedirle ayuda a un adulto, cómo mantener las cosas limpias y cómo usar la cocina de forma segura. ¡A cocinar!

Tu asistente adulto

Si alguna vez viste un programa de cocina en televisión, sabes que los mejores cocineros tienen un asistente que los ayuda. Si eres un niño, un asistente adulto puede serte de gran ayuda para que sea más fácil cocinar y para que te mantengas seguro.

Antes de comenzar con cualquier receta, obtén el permiso de un adulto para trabajar en la cocina. Si necesitas cuchillos, la cocina, el horno o artefactos de cocina para tu receta, debes contar con la ayuda de un adulto. Algunas de las cosas que los adultos usan en la cocina pueden parecer fáciles de operar, pero cuando las uses tú solo, te sorprenderás de lo difícil que realmente es operarlas. Si tienes un asistente contigo, puedes evitar sorpresas, mantenerte seguro y divertirte mientras cocinas.

Cómo debo vestirme

Si usas un delantal, mantendrás limpia tu ropa. Si no tienes un delantal, puedes usar una camisa vieja. Pero no uses nada que sea demasiado grande y holgado. La ropa o las mangas abultadas pueden incendiarse o quedar atrapadas en la batidora y otros equipos de cocina.

Mantener a los gérmenes alejados de la comida

Una parte importante de la cocina segura es mantener limpia la cocina y al cocinero. La idea es mantener a los gérmenes, que pueden enfermarte, lejos de los alimentos. Lávate siempre las manos con agua y jabón inmediatamente antes de comenzar cualquier receta. Esto es especialmente importante para recetas en las que es necesario tocar los alimentos, como amasar o mezclar ingredientes con las manos.

Además, asegúrate de lavarte las manos antes y después de tocar carne, pollo, huevos o pescado crudos porque estos alimentos pueden contener bacterias. No sería bueno que las bacterias queden en tus manos porque después podrían terminar en tu boca... ¡qué asco!

También puedes combatir los gérmenes manteniendo las superficies de trabajo (como mesas, encimeras y tablas de cortar) limpias y secas. Lávalas con agua tibia y jabón después de terminar de cocinar.

Las sobras son geniales, pero tampoco deben acumular gérmenes. Pídele a tu asistente adulto que te ayude a guardar las sobras. Los alimentos se pueden refrigerar o congelar para mantenerlos frescos. Come las sobras refrigeradas en 3 a 4 días. Las sobras congeladas son seguras pero pierden el sabor cuando se las almacena durante más de 3 a 4 meses.

Uso seguro de la cocina

Tienes los ingredientes prolijamente preparados, te lavaste las manos y ya sacaste las cucharas medidoras. Pero antes de empezar, es una buena idea que aprendas algunas reglas sobre la cocina. Es fácil lesionarse en la cocina si no tienes cuidado y un corte o una quemadura pondrán fin a tu entretenida sesión de cocina.

Pregúntale siempre a tu asistente adulto si puedes usar licuadoras, multiprocesadoras, cuchillos u otros utensilios de cocina afilados. Si te permiten usar un cuchillo, apunta el filo lejos de ti y mantén los dedos alejados del filo al cortar. Presta toda tu atención a lo que estás haciendo; no debes distraerte ni un segundo mirando la televisión o gritándole a tu hermana. Tu asistente adulto debe estar cerca para supervisar lo que estás haciendo.

Lo mismo ocurre con la cocina o el horno: Primero, pide permiso y asegúrate de que tu asistente adulto esté cerca para supervisarte.

Aquí encontrarás algunos consejos para evitar quemarte:

  • Utiliza agarraderas o guantes de horno (no uses repasadores) al sujetar ollas o bandejas de horno calientes.
  • Coloca las manijas de las ollas hacia la parte posterior de la cocina para no golpearlas y tirarlas accidentalmente.
  • Obtén la ayuda de un adulto cuando uses una cocina a gas. Nunca intentes reencender el piloto de una cocina a gas. Solo los adultos deben hacer eso.
  • Usa recipientes aptos para microondas para cocinar en el microondas; nunca coloques nada de metal ni papel aluminio dentro del microondas. Si no estás seguro de si puedes colocar algo dentro del microondas, primero consulta a un adulto.

Lecciones de cocina

¿Sabías que hay escuelas especiales en las que los adultos aprenden a cocinar? Esto es porque cocinar es un arte y se necesita de tiempo y práctica para aprender a hacerlo.

Si recién estás comenzando, puede llevarte un tiempo aprender cómo romper un huevo o cocinar pasta hasta su punto justo. Con un poco de ayuda de tu asistente adulto, lo lograrás.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: enero de 2017