[Ir al contenido]

¿Qué es la mononucleosis?

¿Alguna vez escuchaste hablar de la "enfermedad del beso"? Si dijiste que eso es la mononucleosis, estás en lo cierto.

Pero la mononucleosis no se contagia por un beso. La mononucleosis infecciosa es causada por el virus Epstein-Barr, que es un tipo de virus del herpes. Otros virus de la familia del herpes provocan herpes labial y enfermedades como la varicela.

¿Cómo contraen los niños la mononucleosis?

La mayoría de las personas con mononucleosis tienen entre 15 y 25 años, pero los niños pequeños también pueden contagiarse. El virus de la mononucleosis afecta los ganglios linfáticos, la garganta, las glándulas salivales, el hígado, el bazo y la sangre. Además, puede hacer que una persona se sienta cansada y con dolor en todo el cuerpo. También puede hacer que pierdas el apetito.

Probablemente sepas qué son los ganglios linfáticos y seguramente sabes que las glándulas salivales están dentro de la boca. ¿Pero qué hay del bazo? Está ubicado en la parte izquierda del abdomen, justo debajo de la caja torácica, y ayuda a eliminar las bacterias y los virus de la sangre.

La mononucleosis es contagiosa, es decir que si una persona tiene mononucleosis puede pasarles el virus a otras personas. Si bien recibe el nombre de "enfermedad del beso", existen otras maneras de contagiarse la mononucleosis. Todas implican contacto con la saliva; por lo tanto, si se comparten pajillas, cepillos de dientes o alimentos del mismo plato, se puede contagiar la mononucleosis.

Al principio, las personas no se sienten enfermas cuando se infectan con el virus de Epstein-Barr. Una persona podría estar infectada (y contagiando mononucleosis) incluso sin saberlo. Por eso es importante no compartir tenedores, pajillas, botellas de agua o brillo labial en la escuela.

¿Cuáles son los signos de la mononucleosis?

La mononucleosis puede hacer que te sientas muy cansado, pero tal vez tengas otros síntomas. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • fiebre
  • dolor de garganta
  • inflamación de los ganglios linfáticos (las glándulas encargadas de combatir las infecciones, que están ubicadas en el cuello, las axilas, la ingle y en otras partes del cuerpo)
  • dolores de cabeza
  • dolor en los músculos
  • agrandamiento del bazo o el hígado

A veces, puede parecer que tienes gripe o tal vez faringoamigdalitis estreptocócica, porque los síntomas son muy parecidos. La única manera de saber realmente si tienes mononucleosis es ir a un médico, que te examinará y tomará muestras de sangre para analizarla y ver si tienes mononucleosis.

¿Y si tengo mononucleosis?

Si tienes mononucleosis, probablemente necesites mucho reposo. Esto puede implicar que no irás a la escuela por un tiempo, no podrás practicar deportes y no podrás correr en el parque, jugar con tus amigos ni luchar con tu hermano pequeño.

Mientras hagas reposo, bebe abundante agua y otros líquidos. Puedes pedirle a tu mamá o tu papá que te den un medicamento para aliviar el dolor si tienes fiebre o te duelen los músculos. Pero no tomes aspirina, porque corres el riesgo de sufrir una enfermedad llamada "Síndrome de Reye", que puede ser peligrosa.

Algunos niños con mononucleosis no se sienten enfermos; por lo tanto, no todos necesitan hacer mucho reposo. Pero es muy importante que escuches a tu cuerpo. Los niños que tienen mononucleosis deben decirles a sus padres si empiezan a sentirse peor. Y si el niño se siente cansado o agotado, es porque el cuerpo le está diciendo que necesita descansar más.

Si practicas deportes de contacto (como fútbol americano o baloncesto) y tienes mononucleosis, probablemente tengas que dejarlos mientras estés enfermo y durante aproximadamente un mes después de la enfermedad; en especial si tu bazo está agrandado. El médico te dirá cuándo es seguro que vuelvas a practicar deportes.

La mononucleosis suele desaparecer después de unas pocas semanas, aunque tendrás que tomarte las cosas con calma durante un tiempo. Asegúrate de lavarte las manos después de toser o estornudar. No compartas tus pajillas, tenedores y cepillos de dientes. ¡Y no beses a nadie durante unos meses!

Fecha de revisión: octubre de 2016